Tu primer éxito

marzo 11, 2019

Una historia de instalación fotovoltaica

Y llego el proyecto, después de tanto trabajar, desde el acercamiento inicial que creó la oportunidad, hasta la firma del contrato y ese apretón de manos que marca el verdadero pistoletazo de salida para la ejecución.

Pueden haber pasado meses, desde la primera propuesta técnica, la primera cotización después las sucesivas modificaciones, añade esto, quita esto, las re-cotizaciones, las negociaciones por precio, el defender tu proyecto contra otras propuestas, ya depende de cada quien de una forma mas o menos ética, ustedes entenderán si han vendido alguna vez. Las veces en las que creías que ya lo habías perdido pero seguías necio porque ya se convierte en un reto personal, algo que por orgullo propio lo tienes que conseguir.

Y llega, después de todo ese trabajo, ese estrés, esa incertidumbre por conocer la respuesta, por averiguar que necesita tu cliente para que te diga el tan deseado ¡SI! o el tan deseado ¡VA! o luego el tiempo entre el sí y la firma del contrato, porque una cosa es lo verbal y otra al final el amarre contractual.

Pero llega, ya lo tienes es tuyo. En ese momento sientes una alegría inmensa te dices a ti mismo ¡por fin! Valió la pena tanto esfuerzo, te sientes el mejor del mundo, lo conseguí. Son unos minutos, unas horas de gran placer y de ahí una tremenda relajación porque conseguiste lo que buscabas.

¡Ahora sí, ya es tuyo.!

Pero, después de todo ese subidón, de toda esa descarga de adrenalina concentrada en unos minutos llega el momento de la ejecución.

Lo primero que te pasa por la cabeza es, lo tengo que hacer perfecto, es mi primer gran proyecto es lo que estaba buscando. Comienzas a pensar en tu equipo de trabajo (si lo tienes) o tus colaboradores con los que habías estado trabajando pero para cosas mucho mas pequeñas. Sientes esa agonía, esa pregunta que te pasa por la cabeza ¿Si estarán a la altura? comienzas tú mismo a cuestionarte ¿Sí estaré a la altura? Porque todo este discurso que esta de moda de todos estos “Influencers” que son “super exitosos” y que con sus consejos serás millonario en un dos por tres que crees… no sirven para nada! Te dan el subidón en el momento, te hacen creer que con ese conocimiento vas a ser mas especial que el resto de mortales, pero a la hora de la verdad todo depende de ti de todo el cumulo de vivencias, experiencias prácticas laborales o no laborales, de tus estados de ánimo. todo lo que eres tú. Así que ponte las pilas trabaja y soluciona, pero una cosa a la vez. Y qué crees? No eres el primero ni el último que vivirá esa experiencia hay muchos que están como tú. Pero, como consejo final nunca des nada por perdido todo tiene solución y solo depende de saber escuchar a todos los que te van a estar acompañando en esta primera experiencia y de tomar decisiones acertadas, además de tener la humildad de cambiar tus decisiones cuando son erróneas, porque que crees? Te vas a equivocar mucho y muchas veces.

Hay un dicho, que te aviso aunque es desagradable de escuchar, me ha acompañado y tengo muy grabado en mi mente. Lo decía una persona que tengo con gran estima en mi recuerdo porque desafortunadamente ya no está fisicamente conmigo.

“LA MIERDA FLOTA, AUNQUE LA SUMERJAS EN LO MAS PROFUNDO DEL OCEANO AL FINAL SIEMPRE ACABA FLOTANDO”

Es decir, si no te ha quedado claro, nunca hagas nada que sepas que está mal hecho porque siempre va a traerte malas consecuencias.



Dejar un comentario

Suscríbete a nuestro newsletter

Suscríbete a nuestro newsletter y se de los primeros en obtener promociones y beneficios exclusivos