Etiopía está convirtiendo la basura en electricidad

marzo 11, 2019

De seguro han de haber escuchado la frase “cuando se cierra una puerta se abre una ventana” , justo es lo que en una fábrica de Etiopía se está realizando bajo este concepto, pues se ha puesto en marcha el nuevo proyecto Reppie Waste-to-Energy que convertirá 1,400 toneladas de desperdicio en electricidad para abastecer diariamente a más de 3 millones de personas, es decir, el 25% de los hogares de Addis Ababa, Etiopía disfrutarán de esta transformación. La fábrica no solamente está convirtiendo la basura en energía, sino también está convirtiéndola en agua limpia y ladrillos.

Uno de los principales efectos que ha traído la puesta en marcha de la fábrica está generando empleos formales puesto que durante mucho tiempo Addis Ababa únicamente tenía un tiradero, llamado Koshe. No obstante, conformé creció Addis, también creció el tiradero, hasta alcanzar el tamaño de ¡36 campos de fútbol americano! Como es de imaginarse, Addis se vio amenazada por las condiciones de salubridad deplorables. En 2017, un deslave del tiradero de Koshe mató a 114 personas.

El gobierno etíope encontró una solución brillante para las necesidades básicas y calidad de vida para una población. Al quemar la basura, la nueva fábrica está contribuyendo a hacer el área de Koshe y sus alrededores un lugar más seguro para los habitantes.

La fábrica genera electricidad quemando los desechos en una cámara que introduce los materiales seccionados. El calor de la incineración se utiliza para hervir agua, cuyo vapor, a su vez, se usa para impulsar un generador de turbina que produce electricidad. Las cenizas resultantes de la incineración se utilizan para hacer millones de ladrillos. Aunado a esto, se recuperan más de 30 millones de litros de agua que vuelven a ser purificados.

La fábrica es liderada por Samuel Alemayehu, uno de los Young Global Leaders del Foro Económico Mundial 2018. Con el apoyo del gobierno, este emprendedor ha establecido la planta de desperdicio a energía, la primera de su tipo en África. Esperemos ejemplos como estos puedan llegar próximos a América Latina.

Dejar un comentario